Qué es la luz fría

Publicado el Deja un comentario

En decoración, cuando hablamos de iluminación se tienen en cuenta diferentes parámetros para definir la luz que elegimos, según el ambiente que queremos conseguir en casa. Dependiendo del espacio habitacional usaremos una luz cálida, una luz neutra o una luz fría. En esta ocasión nos vamos a centrar en qué es la luz fría y donde puedes instalar lámparas, apliques o plafones que aporten este tipo de luz.

La iluminación fría está presente sobretodo en lámparas fluorescentes y lineales, así como en lámparas de ahorro de energía y, últimamente, como elemento sustituto de las luces halógenas corrientes. Este tipo de luz estaría en el radio de los 5000-6500 grados Kelvin (K), más del doble de los que tiene la luz cálida, con lo que la diferencia de tonalidad es sumamente notable.

Podemos decir que esta luz adquiere tonos azulados cuánto más fría es. Las bombillas led, por ejemplo, ayudan a conseguir esta luz de manera más ecológica.

La luz fría equivale a la luz de un día muy soleado o nublado. Una de las ventajas de este tipo de iluminación es que a la misma intensidad aporta una mayor cantidad de lumens, lo que genera una percepción mayor de luminosidad.

Es una luz muy recomendada para oficinas, pescaderías y joyerías. Respecto a viviendas, es habitual encontrarlo en cocinas y baños.

Lámpara flexo de diseño high school Mantra
La luz fría es el tipo de luz más habitual en oficinas y otras zonas de trabajo.

Dónde poner luz fría

La iluminación con blanco frío tiene un aspecto más moderno y se adapta mejor a determinados espacios en los que disponemos de encimeras de granito, azulejos, mármol y materiales similares.

Por eso, iluminación fría se usa en habitaciones en las que se desempeñan actividades más prácticas. Por el contrario, la luz cálida favorece el confort en las zonas donde buscamos relajarnos.

Por ejemplo, podemos combinar ambos tipos de iluminación. Una opción es usar una luz cálida en el salón de estar, pero con una luz fría auxiliar como una lámpara de mesa o una lámpara de pie que ilumine la zona de lectura.

Luz fría en la cocina

La cocina es unos de los espacios más concurridos de la casa. En ella, además de cocinar, compartimos periodos de tiempo que invitan a disponer de una iluminación adecuada a las actividades que desarrollamos.

Te recomendamos utilizar un tipo de iluminación general para toda la zona. Para poder distinguir los colores de los alimentos, lo ideal es instalar luces frías y muy claras.

Se deben buscar lámparas o plafones de bajo consumo que otorguen una luz uniforme y que no generen calor.

Para las zonas de trabajo puedes utilizar focos directos bajo los armarios superiores o utilizar lámparas colgantes sobre las islas centrales.

Las mejores ofertas en downlights para cocina:

Luz fría en el baño

En el baño, uno de los espacios de la casa que necesita una iluminación lo más parecida posible de la luz natural, te aconsejamos utilizar tubos halógenos en el techo o en el espejo del lavabo.

Lo normal es recurrir a una luz que nos ayude a la hora de nuestra higiene facial. Por eso necesitamos una luz que nos alumbre lo suficiente, pero que no distorsione, importante sobre todo a la hora del maquillaje o el afeitado. Así que la más indicada es la neutra: sobre los 4000K. No obstante, los/las expertos/as en maquillaje recomiendan siempre luces cálidas ya que tienen la ventaja de aportar una mejor gama cromática.

Teniendo en cuenta que las luces de un baño se usan muy a menudo, es decir, se encienden y apagan constantemente, lo mejor es usar bombillas LED que éstas aguantan una mayor cantidad de ciclos durante el día.

Qué aporta la luz fría

La luz fría transmite actividad y dinamismo, de ahí que su principal utilización se dé en oficinas, salas de reuniones o determinadas tiendas, aunque como te hemos comentado también puede estar presente en cocinascuartos de baño y pequeños estudios.

Puedes iluminar tu lugar de trabajo o estancia como más te guste, y si no te gusta elegir entre los dos tipos de luz  debes saber que existen las lámparas de luz regulable. Poder ajustar la fuente de luz permite crear la atmósfera perfecta para tu hogar en cualquier momento: brillante y cálida, acogedora y tenue.

Cuando tengas claro los espacios que necesitas iluminar, deberás incorporar luces frías a todas aquellas zonas donde tu nivel de concentración ha de ser mayor o simplemente donde quieras ver las cosas con mayor claridad.

En resumen, no siempre es necesario elegir entre luz fría o cálida ya que ambas se pueden combinar para dar lugar a espacios con una iluminación multifuncional. Si lo que quieres es poder regular la intensidad de la luz, dependiendo de cada momento, puedes optar por una lámpara dimable, que te permite, precisamente, regular la intensidad de la luz en estás lámparas, generalmente mediante mandos de control remoto.

Lámparas dimables (con intensidad regulable):

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • ATENCIÓN AL CLIENTE

    Estaremos encantados de ayudarte

  • CAMBIOS Y DEVOLUCIONES

    Dispones de 15 días naturales para cualquier cambio o devolución.

  • PAGO SEGURO

    Visa, Mastercard, 4B, Google Pay

  • ENVIOS GRATUITOS

    Enviamos tu compra gratis a partir de 99€